El vídeo contiene un poema recitado, si deseas escucharlo, silencia el reproductor que se encuentra en la parte inferior derecha del blog.

Gara o Caprice, pero siempre...Sara.

Mi Libro

Image Hosted by ImageShack.us

Pulsa en la imagen y consíguelo.

martes, 22 de diciembre de 2009

♥ - Comenzando a Vivir.

Hoy tengo la gran suerte de compartir estas letras con un grande de ellas, el MAESTRO le llaman, no le conocéis?, pues no sabéis lo q os estáis perdiendo, entrar en su rincón es entrar en un mundo lleno de magia, sus relatos son un puente maravilloso hacia los sueños, donde te sientes protagonista de todos ellos.


Si quieres disfrutar de grandes escritos, pica en el enlace, de lo demás ya se encarga Luis (Calvarían), te seducirá y tocara tu corazón, con su pluma.


Su blog es: Sombra Triste

♥ - ♥ - ♥ - ♥ - ♥


La carretera polvorienta se estiraba hacia el horizonte lejano dónde se divisaba una puesta de sol espectacular. Sobre el asfalto ardiente se distinguía una sombra solitaria, encaminada hacia el atardecer. Sentía el vapor que escapaba del suelo. Lo sentía en su piel caliente después de un día de arduo caminar.

Su andadura era una incertidumbre. No sabía a dónde iba, cuánto quedaba, por qué caminaba, ni dónde se encontraba. Sólo sabía caminar, había que continuar, no podía parar ni siquiera para descansar.

Sus ojos negros descansaron sobre el horizonte, ya el sol apenas se veía, el cielo estaba completamente oscuro. En ese instante el miedo la sobrecogió, estaba sola, perdida en la nada. No quería parar pero hacía tanto que no descansaba...

Se sentó, prometiéndose que sólo sería por unos minutos, a la orilla de la carretera. Al hacer esto, su estómago se alborotó, recordó que no había comido en tres días. Divisó a unos metros un árbol lleno de bellotas, se veían maduras y su boca se hizo agua al pensar en el fruto invadiendo su paladar.

Con impaciencia comenzó a arrancar las frutas del árbol, la desesperación la llenaba, sentía el jugo deslizándose por su barbilla dejando el área pegajosa y manchada…

No importaba. Actuaba con sus impulsos y éstos le decían "come hasta la saciedad." Parecía un animal enloquecido mientras permitía que su glotonería se apoderara de sus acciones.

- No importa, - pensaba en voz alta, - todos somos locos.

Su comentario, dicho sin pensar, le recordó la razón de su estado presente.

Ella estaba loca. Al menos así lo creía la sociedad.

Era loca porque amaba a un hombre que no era su marido. Sí, otro hombre... el mismo que conoció a través de un ordenador, una noche de verano, hacía ya algunos años. Con él quería irse, marcharse. Loca... Era loca por buscar la felicidad, sin pensar en el que dirán. Loca por hacer lo que verdaderamente quería.

-¿Qué le importa al mundo mi vida?- se preguntó confundida.

Nunca pensó que su familia, antepusiera su felicidad ante los prejuicios sociales, ante el qué dirán... Todas las palabras y deseos de felicidad hacia ella, todo era mentira.

En aquella cárcel que era su casa, aprendió que la verdad no existe. No hay tal cosa como la realidad. Es un estereotipo creado por la mayoría. Lo mismo sucedía con la locura; era simplemente lo que la mayoría establecía. Por eso era que antes, pensaba mucho antes de decir o hacer algo. La razón y la lógica la guiaban. Ya eso había acabado.

Desde que se dio cuenta de todo, decidió que actuaría de acuerdo a sus impulsos. Ya no se preocuparía por el resultado de sus acciones. Dejaría que las cosas siguieran su curso natural. No le explicaría a nadie él por qué de lo que hiciera. Aprendería a vivir como está establecido pero a la vez con su locura. Era la única manera de mantener su individualidad y ser respetada como cualquier persona "normal".

Normal... Antes decía esa palabra sin pensar. En tan corto tiempo había cobrado un significado muy diferente. Se había percatado que lo normal no existía.

Despertó al sentir las gotas heladas en su cara. Se había quedado dormida a pesar de que prometió no hacerlo. Pero, ¿qué importaba? No se percató hasta unos segundos más tarde de la lluvia, que poco a poco caía más fuerte.

Entonces alzó el rostro al cielo y dejó que la lluvia la mojara, que la empapara entera. ¡Su sed! Había pasado tanto tiempo que ni la sentía.

Abrió su boca y permitió que se llenara de ese líquido portador de vida. Se sentía satisfecha. El que la viera pensaría que estaba loca. ¡Qué gracioso...! Era verdad. En este mundo todos los somos. Sólo que lo esconden bajo las máscaras de la sociedad. Todo esto pensaba bajo la lluvia.

-¡Cristian! Mi amado Cristian... ¿Dónde estarás? ¿Por qué te dejé marchar? Donde sea que estés, susúrrale al viento, que yo lo seguiré.

Comenzó a cantar. La melodía brotaba de sus labios con dulzura. Era una melodía que sólo ella conocía pues en ese preciso instante la había inventado, pensando en él.

- Algún día nos encontraremos
en ese lugar que un día juntos soñamos,
ese lugar en que podremos amarnos.
Te veré en ese lugar que sólo tú y yo conocemos
y por la eternidad allí nos quedaremos.
En ese lugar con su demente libertad,
¡Sí!, La locura nos abrazará.
Hasta que llegue ese día allí te he de esperar.

Mientras danzaba y cantaba en la lluvia en medio de aquella tormenta, un rayo partió el cielo en dos, una luz fulgurante lo iluminó todo.

El estrépito del trueno que siguió le asustó un poco, fue fuerte y autoritario por lo cual ella calló su voz y por unos instantes sólo miró el oscuro cielo, pensando en qué haría ahora.

No podía volver a su casa o a ningún lugar de su pasado porque entonces sí pensarían que estaba loca. Escapar de su casa sólo para volver... Eso era más ilógico que todo lo demás que había hecho.

No podía vagar el resto de su vida en un desierto, a la orilla de una carretera desolada.
Entonces la solución floreció en su mente. La sacudía igual que el viento que aullaba en la oscuridad de aquella noche.

- Comenzar... - pensó en voz alta, - Comenzar de nuevo.

- Huir muy lejos como siempre he querido. Huir a donde nadie me conozca y comenzar mi vida de verdad.- pensaba.

De repente, una luz resplandeciente la cegó. El sonido de un motor se hacía cada vez más cercano. Abrió los ojos y vio su salvación, un coche se acercaba el único vehículo que había visto pasar.

Se atravesó en su camino y cuando el conductor, un joven apuesto de ojos color miel, la vio, puso su pie sobre el freno y el coche hizo un alto. Le hizo señas con las manos de que entrara y ella abrió la puerta del auto.

-Entra rápido. No te quedes mojándote.

Su voz le inspiraba seguridad y entró sin pensarlo dos veces.

- Mil gracias. Pensé que nunca pasaría nadie por aquí. ¡Me has salvado!

-No hay por qué dar las gracias. Es lo que cualquier persona haría.

El joven la recorrió con la mirada desde los pies hasta la cabeza. Parecía una buena muchacha a pesar de sus ropajes rotos y sucios, su cabello enredado y alborotado, sus manos maltratadas y tan sucias como su cara.

Ella comenzó a tiritar. La humedad le calaba hasta los huesos.

-No puedes quedarte con esa ropa. Disculpa…Aquí debería haber…Si…está…-Dijo abriendo la guantera y rebuscando en su interior.

Ella le sonrió con ternura, agradecida, sin saber lo que él pretendía.

Él salió del coche, y abrió el paraguas que nunca estaba seguro si llevaba dentro del habitáculo y que había encontrado en la guantera. Se dirigió al maletero. De su bolsa de viaje sacó una camiseta blanca, un boxer, unos calcetines, unas zapatillas de cuadros de invierno, su sudadera roja y el pantalón del chándal azul, ropa que él llamaba de emergencia, algo vieja, pero cómoda. Cogió una bolsa de toallitas húmedas de su neceser y la manta de colores que tejiera su abuela tantos años antes, y que siempre llevaba cuando se dirigía a su refugio. Volvió a abrir la puerta del coche…

-Toma…supongo que te quede grande…pero más vale que te cambies enseguida no vayas a coger una pulmonía. Siento lo de parte de la ropa interior…no uso sujetador- sonrió-. Te dejo unas toallitas…seguro que te sentirás mejor. Esperaré fuera.

Ella no supo que contestar. Aquel joven no sólo la había recogido, sino que le estaba ofreciendo su propia ropa. Se mostraba educado, cortés, y profundamente caballeroso, sin conocerla. De repente le preocupó lo que estaría pensando sobre ella. Todos aquellos días huyendo de los demás, de si misma, tratando de convencerse de que no estaba loca, de que era el mundo el que estaba loco, tratando de encontrar su realidad, si es que la realidad existía para ella. Su aspecto no le había preocupado hasta ese momento.

Mientras, el joven, se subía la cremallera de la sudadera, y se encogía bajo el paraguas intentando protegerse de las ráfagas racheadas de viento y agua, preguntándose que hacía aquella muchacha sola, vagando por la carretera, con aquel día tan desapacible.

-Tiene que estar loca.-Pensó

Su cabeza comenzó a trabajar como un torbellino.

-¿Loca? Quien puede decir quien está cuerdo en este mundo. Mírate…Se podría decir que el loco eres tu…Vas a conducir toda la noche para ir a tu refugio, perdido entre las montañas, solo…En busca de que…de una inspiración que no llega…Hace días que deberías haber vuelto al trabajo y sigues confiando en que de tu atormentada mente salga algo parecido a una novela…No es estar loco, hacer este viaje…semana tras semana…siempre de noche…para nada…¿Quien eres tu para juzgar si esta joven está o no cuerda?-Pensaba

La realidad le devolvía la imagen de aquella muchacha cruzándose en su camino, empapada, mal vestida y algo sucia. Pero…Que era para él la realidad, si en su refugio era donde mejor se encontraba porque lograba abstraerse y vivir en un mundo de fantasía.

Sin darse cuenta los dos se habían planteado los mismos dilemas sobre la locura y la realidad. Sobre la vida, la tristeza, la soledad…Y, en el fondo, ambos huían, aunque de diferente manera.

Ella se había desnudado. Se sentía segura ante el comportamiento de aquel joven.

-Date prisa…Que pobre…el que se va a calar ahora es él.-Pensó

Cogió unas toallitas y refrescó su cuerpo tan maltratado en su huida. Se puso la camiseta, el bóxer, el pantalón, los calcetines y las zapatillas, sintiendo al instante el calor de la ropa limpia, mientras la suya, empapada yacía a sus pies.

-Entra por favor…Te vas a calar.

Él se giró. Sonrió al verla con su ropa, y entró, mientras ella se ponía la sudadera.

-En la guantera habrá alguna bolsa…mete tu ropa si quieres. Bueno…tu dirás…Yo me dirijo a mi refugio.

-¿Donde está?

-Muy lejos…a casi diez horas de viaje…

-Pues conduce.

-Pasaremos por un montón de pueblos y ciudades. Donde quieras te dejo. ¿De acuerdo?

-Y…tu ropa.

-No pasa nada…Te la puedes quedar, o si quieres te doy una dirección donde me la puedas devolver. Pero, no te preocupes por eso.

Ella le sonrió sin contestar. Estaba a punto de llorar. La amabilidad de aquel joven…Volvió a atormentarse por lo que estaría pensando sobre ella. Él puso el coche en marcha. La música, suave hacía el habitáculo más calido y acogedor. Ella deseó no salir de allí nunca. Por primera vez en mucho tiempo se encontraba segura y a gusto en un sitio, paradójicamente era dentro de un coche, con un desconocido. Unos minutos después, cubierta con la manta, tras abrocharse el cinturón, se durmió. Estaba tan cansada…

Las horas transcurrieron. Periódicamente se despertaba por algún ruido en la carretera o en los pueblos y ciudades que iban atravesando. Su única reacción era sonreírle y volverse a dormir. Él, cada vez que despertaba, temía que ella decidiera bajarse. Cuando ella volvía a dormirse, él sentía una inmensa sensación de alivio.

Condujo toda la noche sin que ella hiciera ademán de querer abandonar el coche, ni siquiera cuando él tuvo que parar para ir al baño y repostar gasolina. Al amanecer…llegó la última curva. Paró. Ella seguía dormida. Él quería volver a cumplir con su ritual…Salió. No llovía, las nubes no lograban cubrir el cielo por completo.

-Es maravilloso.-Dijo respirando hondo.

-Lo es. Dijo ella envuelta en la manta. Se había despertado y le había seguido.

-¿Sabes? Es un pantano. Pero yo no lo veo así. Es mi lago. Es mi lago de fantasía como si de un cuento de hadas se tratara…Mi cabaña está al fondo. Siempre paro aquí primero. Allí, a la derecha mi lugar preferido cuando llueve, una pequeña cascada de aguas cristalinas. Ven…

Él cogió su mano. Ella iba pendiente de no perder la ropa que le había prestado. Le quedaba grande.

-Despacio que pierdo las zapatillas y el chándal –Rió

-Es preciosa…-Dijo al llegar

-Cierra los ojos…escucha…el agua a mi me habla cuando le escucho.

Ella cerró los ojos y conectó con la monótona musicalidad del discurrir de las aguas de aquel pequeño torrente precipitándose sobre la superficie del pantano. Una ráfaga de aire repentina arrastró miles de pequeñas gotas que acabaron mojando sus rostros. Ella abrió los ojos, un pequeño arco iris nacía de aquella cascada…

-Abrázame.-Dijo ella

Él, sorprendido, la estrechó entre sus brazos, acogiendo su cuerpo frágil con ternura, acariciando su pelo descuidado, besando suavemente su frente, sintiendo los latidos de su corazón como si fueran los suyos. Deseó parar el tiempo, que aquel instante durara toda la eternidad. Que aquello fuera su realidad, su locura real.

Mientras, ella, con dos lágrimas surcando sus mejillas repetía…

-Comenzar de nuevo…Comenzar mi vida de verdad...




Image Hosted by ImageShack.us


35 susurros:

Gara dijo...

Gracias Luis, por inundar el Jardín con tu magia y compartir conmigo, este hermoso relato.

Eres un encanto.

Besitos dulces.

Calvarian dijo...

Gracias a ti...por retarme...Un placer enorme compartir relato contigo. Hoy, con mi calva orgullosa y bruñida, te mando un brillo de amistad que va para allá a toda leche... jejeje Cuidado no te deslumbre claro
Bésix y mucho animo para estos días.

Calvarian dijo...

Una cosa...como sigáis diciendo que soy un maestro la gente se va a pensar que soy de verdad maestro de algo...jajaja Que fuerte, calva colorada...Ha sido fácil continuar una historia tan bonita y prometedora
Otro Bésix

YAIZA dijo...

Como le he dicho a Luís, me habeis dejado alucinada, me encantó la historia, y el argumento...vaya.
Preciosa.

Besos para los dos.

Estela dijo...

Bueno el maestro y la maestra juntos...sin palabras me he quedado he sentido el agua de la cascada y me he imaginado la cabaña...Dios alli me iria yo donde solo respirara paz entiendo a esa loca perfectamente es un relato pero no os creais que le realidad está muy lejos.

Felicidades a los dos a mi maestro y la maestra sois una maravilla.

Un abrazo!!

HADALUNA dijo...

Como ya le he dicho a Luis, esto es lo que pasa cuando dos mentes vivas se unen.....magistral.

Habéis conseguido llegar hasta lo más profundo del los sentimientos.

Enhorabuena a los dos, y besitos de turrón.

Arwen dijo...

Vengo del blog de Calvarian a felicitarte y por aquí me quedo conociéndote...un relato precioso y mágico...besitossss cielo y Feliz Navidad...

VIVIR dijo...

Me he quedado alucinado con tantisimo arte... precioso relato sostenido por personas 10 ...

Os felicito y os deseo lo mejor de lo mejor....

Gara me encanta tu blog... es un libro abierto de sabiduria y saber de la vida...

Un beso enorme

© Capri dijo...



Querida Sara, el realto es tan triste como esperanzador. Mezcla de ilusiones,de sensaciones y de locura envuelta en la cordura de quien desea ser quien no puede ser.

Bendita locura la que hace de la vida un nuevo nacimiento de aquellos que estando muertos en vida se atreven a renacer.

En esa carretera, bajo el arbol y mojada por la lluvia he percibido una sombra familiar. Hoy tanto tu como Luis me habeís demostrado que entre todo es posible.

Un beso.


pd) me voy a ver a Luis, no lo conocía asi que tb te doy las gracias de antemano por hacermelo llegar

Felicidades a los dos.

Plas, plas, plas

Jacquie. dijo...

Es un precioso relato, guapa!.

Hoy quiero felicitarte las fiestas..Te deso una Felíz Navidad y un próspero Año Nuevo 2010.

Que seas muy felíz y que todos tus sueños se cumplan.
Un beso y gracias por estra siempre ahí.
Besos
Jacquie.

Mª JOSE. dijo...

GARA,vengo del blog de nuestro querido Calvix y te repito lo que le he dicho.Me habéis conmovido de principio a fin.Mis felicitaciones para ambos y las reitero por tu libro.
Un beso.MJ.
Me gustaría enlazarte sino te importa,aunque ahora esté ausente ,a mi regreso te tendré cerquita.
Un beso y Feliz Navidad.MJ

AMOR dijo...

Gara: ya te habia dejado mi felicitacion en el blog de sombra triste, pero no podia dejar de pasar y decirtelo a ti, un relato excelente y una union perfecta la vuestra, espero leer muchas mas cosas de los dos no solo por separado, tambien en conjunto.
Besazos guapisima!!!!!!!!!!!!

marga dijo...

Hola Gara =)

Acabo de leer el relato en el blog de Calvarian, y quería venir a felicitarte también a ti.

Es un relato precioso, los dos sois grandes =)

Besos!

DAPHNE dijo...

Muy bello Gara , habéis puesto todo lo mejor en vuestras frases , comenzando a vivir , que bello relato , os merecéis un premio por ello .
Besitos mi niña . Que tus sueños se hagan realidad y que te cubran de toda la felicidad que te mereces mi cielo.

FRANCISCO PINZÓN BEDOYA dijo...

________♥☆♥ _____Te deseo de corazón una
________ ♥ ▓ ♥ ____FELIZ NAVIDAD
_______ ♥ ▓▓▓ ♥ __y un AÑO NUEVO
______ ♥ ▓▓▓▓▓ ♥ _ lleno de logros
_____ ♥ ▓▓▓▓▓▓▓ ♥ _ganas de vivirlo
____ ♥ ▓▓▓▓▓▓▓▓▓ ♥ _pleno de amor,
___ ♥ ▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓ ♥ _de paz,
__ ♥ ▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓ ♥ de salud y
_ ♥ ▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓ ♥ de la felicidad...
♥ ▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓ ♥ que hayas construido
___________███ ________
___________███ ________♥ ♥ FELIZ NAVIDAD! ♥ ♥
~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~
•• GRACIAS POR HABER ESTADO CONMIGO EN ESTE
________ ________ CYBERESPACIO••

Verónica dijo...

Hermosas letras queridos, es un relato encantador y que emociona profundamente!
Muchas felicidades!

Besos y abrazos!!

Eurice dijo...

Soy una acérrima fan de Calvarian, no siy critico/a literario, dios me valga, pero para mí es un excelente escritor, te apresa desde el segundo uno hasta la última frase.
Feliz Navidad Gara, disfruta de estas fiestas hasta caer exhausta y rendida.
Un abrazo

Emy dijo...

Hola Gara, mis felicitaciones para ambos el relato esta precioso.

Feliz Navidad y Entrada de Año Nuevo.

Besos.

Camaleona dijo...

Eres afortunada por compartir relato con el MAESTRO, sí, MAESTRO.

Me ha encantado es tierno, muy tierno y dulce, y ese punto de tristeza queda cubierto de una manta de esperanza...

Olivia dijo...

Vengo por recomendación de nuestro amigo Luis, y la verdad, me siguen gustando este tipo de relatos...aunque esta vez con ambas esencias.

Muy bonito.Creo que todos tenemos algo de esa locura, de soledad, de querer querer y que nos quieran, de empezar otra vez.

Besos!

Ana dijo...

Enhorabuena a los dos...

Muchos besitos preciosa, y ánimo, mucho ánimo.

Mª JOSE. dijo...

GARA,te doy las gracias por haberme agregado ,aunque a tu lado soy una aprendiz de nada.Quiero desearte una muy Feliz Navidad para tí y los tuyos y nos vemos el año que viene.Descanso por vacaciones escolares.:)
http://www.youtube.com/watch?v=xRIqV1cTsIY

Rochitas dijo...

Increíble lo suyo de hoy, Gara.
¿lo escribieron juntos?
Ya me voy a investigar ese rinconcito.
Transmite los sentimientos de un modo talo que no pude no experimentarlo en carne propia.

H. Chinaski dijo...

Gara, visto el resultado, debeis repetir la experiencia. Es un texto que te engancha desde el principio y sabe a poco cuando se termina de leer.
Mi mas sincera enhorabuena.

Espero que os planteéis la continuación. Estaria bien.

Un beso y mis deseos de felicidad para estos dias :*)

H. Chinaski

㋛۞¤ ๋•♣♠El Miedoso♠♣ ๋•¤۞㋛ dijo...

\\\///
(ª_ª)

Hola Gara,traygo un par de copas y vengo a brindar con vos y a agradecerte tu compañia y todo aquello tan lindo q has compartido conmigo en este 2009, deseando q el próximo 2010 nos siga regalando momentos maravillosos como hasta hoy.
Te dejo un dibujito en este enlace para vos:

http://i221.photobucket.com/albums/dd82/chapiraza/EXTRAS/felicesfiestas-1.gif

¡¡¡BRINDAMOS?????
¡¡¡Felicidades!!!!¡¡¡Muchas Gracias¡¡¡¡nos vemos¡¡¡¡
El Miedoso¡¡¡¡

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Hermoso relato, me ha atrapado desde la primera hasta la última letra, realmente tiene todo que debe tener para ser un "relato". Pero además paso, para darte un abrazo fuerte, muy fuerte y decirte al oído, gracias, por todo lo que me has dado durante este tiempo, y desearte que tus sueños se hagan realidad, te lo deseo de corazón. Un beso grande y hasta pronto.

Loli Martinez dijo...

Felicidades a los dos por hacernos sentir....
Mis mejores deseos para tí y tu familia.
Feliz Navidad.
Muchos besos.

victorysilcana dijo...

Gara... mi enhorabuena para ambos.Preciosa historia de esperanza.
Es una decisión muy valiente la que ha tomado esta chica, volver a empezar.
Mi deseo de que pases una noche lo mejor posible.
Un beso grande.

Anónimo dijo...

Precioso escrito el vuestro, siempre me ha encantado como escribes, y tienes razón Gara, es un maestro, muchas veces entro a su blog, y es verdad escribe bonito, aunque nunca he dejado nada en el, escribis genial los dos.
Te deseo que pases felices fiestas, y que el proximo año todos tus deseos se cumplan.
Un fuerte abrazo.
Marisol.

delfin en libertad dijo...

Es un relato que lo mantiene pegado de principio a fin con gran interés, con un final maravilloso. Muy hermoso.

Anónimo dijo...

Un precioso relato, felicidades a ambos.
En el fondo todos somos un poco prisioneros de nuestras propias vidas.

Besos Luz

Edu dijo...

Feliz y bello 2010. Sigue escribiendo.
Un Abrazo

Escribir es seducir dijo...

Loca... Era loca por buscar la felicidad, sin pensar en el que dirán. Loca por hacer lo que verdaderamente quería.


QUE MARAVILLA SIEMPRE ME SORPRENDES TUS RELATOS ME HACEN SENTIR DE UNA U OTRA MANERA
MIL GRACIAS
SALUDOS

RMC dijo...

Muy bonito tu texto, felicidades.

Para el nuevo año que está a punto de llegar, deseo que la ilusión y la paz te sigan llegando
y se cumplan tus deseos.

Feliz año 2010
un abrazo
RMC

DAPHNE dijo...

Hola mi cielo , tienes algo para ti en mi blog de mis pequeños tesoros . Besitos muchos mi cielo .