El vídeo contiene un poema recitado, si deseas escucharlo, silencia el reproductor que se encuentra en la parte inferior derecha del blog.

Gara o Caprice, pero siempre...Sara.

Mi Libro

Image Hosted by ImageShack.us

Pulsa en la imagen y consíguelo.

jueves, 17 de diciembre de 2009

♥ - Una Princesa Distinta I.

Recorrió un buen trecho, sin plantearse la necesidad de comer o beber, cuando reparó en que el paisaje que la rodeaba había cambiado. Ya no era gris piedra sino blanco, como el hielo. En su reino no existían ni el calor ni el frío, no había cambios de estación, pero ahora se sentía temblorosa y agarrotada.

De pronto, observó a una bandada de pájaros en actitud de huida. El aire silbaba, las ramas crujían… se echó a reír.

¡Silencio! – Gritó una anciana, que la había espiado escondida entre los arbustos- me sobresaltas. ¿Es que quieres acabar conmigo?

No- respondió la princesa, lacónica - ¿Hay hombres por aquí?

La anciana la miró de arriba a abajo. La princesa estaba cubierta con una fina túnica y algo que recordaba a una piel de zorro.

Necesitas comer y abrigarte. Ven conmigo, insensata.

La anciana la condujo a una confortable casa de piedra con su establo en la que ella y su montura se sintieron inmediatamente más reconfortadas. Allí comieron en silencio… hasta que la princesa sintió curiosidad:

¿Cómo se llama este lugar?

Nos conocen como “Reino del Miedo”. Poco halagador.

¿Por qué?

Una vez entramos en guerra… y el Miedo nos venció- relató- ahora nunca miramos a nadie a los ojos, nunca confiamos en los demás, nunca abrimos las puertas de nuestras casas…

¿Y qué hago yo aquí? – preguntó la princesa, sorprendida.

Eres una excepción en mi vida… ¿Buscas a un hombre en concreto?

No sé quién es,pero busco al hombre que habrá de acompañarme a mi reino.

La anciana la miró.

¿Cómo se llama tu tierra?

Olvido.

Pues hazme caso, pasa la noche en mi casa y mañana, cuando te despiertes, te vas a la plaza del pueblo y preguntas si hay algún hombre que te quiera acompañar a Olvido.

Bien- contestó, sin percibir la ironía en la voz de la anciana.

A la mañana siguiente, antes de salir, la anciana le preparó un pequeño hatillo y la advirtió de algunas cosas.

No digo que no viajes a la aventura, porque evitarías la oportunidad de que la vida te salga al paso, pero es conveniente que seas precavida porque la mano de la vida no siempre es benéfica… llévate un par de mantas, algo de comida y algunas ropas que pertenecieron a mi nieta…

¿Qué le pasó a su nieta?- se interesó la princesa.

El Miedo caló su alma y acabó aterrada hasta por el más simple de los actos… no comía por temor a atragantarse, no salía de casa por temor a ser asaltada, no hablaba por miedo a equivocarse y, como suele suceder aquí, un buen día desapareció consumida por el terror.

La princesa asintió, con seriedad y sin más despedida, partió.

La plaza no andaba demasiado lejos. Era el centro de la aldea. Observó que la gente solía caminar a grandes zancadas, como huyendo, aunque no vieran a nadie. En Olvido ella jamás había sentido la necesidad de huir.Cuando llegó a la plaza, vio que los aldeanos intentaban no mirarla y hablar entre ellos, fingiendo que ella no existía… pero ella estaba allí

¡Buenos días, aldeanos! Busco un hombre que quiera acompañarme hasta Olvido.

Sólo un muchacho adolescente se atrevió a hablar.

¿Olvido es un reino? ¿Cómo se va allí?

Retrocediendo.

No me gusta el nombre – dijo, antes de salir corriendo.

Ella siguió insistiendo.

¿Hay algún hombre aquí que desee acompañarme hasta Olvido?

Se hizo el silencio… hasta que habló un señor de gran corpulencia, posiblemente el herrero.

Montas a caballo, aquí ninguna mujer monta a caballo. Viajas, aquí nadie viaja. Hablas con quien no conoces como si tal cosa, eso es de mala educación. Quieres arrebatarle un hombre a nuestra aldea te aseguro que nadie quiere irse de aquí… y encima, tu nariz es grande… jamás seguiría a una mujer con una nariz de ese tamaño.

Lo vitorearon, la princesa permaneció impasible.

Me han contado que hay gente tan asustada que desaparece del mundo, sin más… en cuanto a mi nariz (rió estruendosamente) jamás he visto mi cara, no debe ser muy importante.

Silencio. Nadie dijo nada. A la princesa se le ocurrió que también debían temerle a la risa.

Si un día os atrevéis, cerrad los ojos, veréis una infinita oscuridad. Eso es lo que vemos cuando nos miramos por dentro, lo que aparece cuando nos rendimos al sueño, lo que nos acompaña cuando nos encuentra la Muerte. Todos llevamos en nuestro interior esa oscuridad… sea como sea nuestra nariz.

Y se marchó, convencida de que ninguno de aquellos hombres le interesaba.

Tal vez ni siquiera sean capaces de dormir… sentir tanto miedo debe ser agotador.Así que siguió recorriendo la vía principal, dispuesta a internarse pronto en el bosque helado y salir de la aldea.

De pronto, le salió al paso un hombre extrañamente ataviado. Ella no gritó al verlo, sólo preguntó:

¿Tú eres un hombre? ¿Qué es tu indumentaria?

Soy un guerrero. Me cubre una armadura, para protegerme, y llevo además un escudo, una espada, un arco y flechas.

Tienes mucho miedo a que te ataquen.

¡Yo no tengo miedo!- gritó- ¡Soy un guerrero!

Debe costarte mucho trabajo caminar con tanto peso encima.

El guerrero mostró una franca sonrisa.

Nosotros somos fuertes y muy valientes.

Supongo- propuso ella- que me acompañarás hasta el Reino del Olvido.

¡Claro! – Se alegró el caballero- Iré allá donde tan bella dama quiera enviarme.

La princesa rió, muy divertida.

¿Bella? Hace poco un aldeano me ha acusado de tener una nariz demasiado grande… pero me da lo mismo ser bella o tener la nariz grande… - y se detuvo un instante, recordando algo… - Valiente guerrero, ¿tú duermes?

No te preocupes, gentil dama. Dormiré con un ojo abierto y otro cerrado, dispuesto a defenderte.

Eso no puede ser sano – comentó la princesa, algo preocupada.

Pero se dispusieron inmediatamente, a caminar hacia Olvido. La princesa se sentía desconcertada, si defender a una dama era el motivo de existir del caballero, ella debería velar por su salud…Caía ya el sol cuando un dragón sobrevoló los cielos. Ella admiró al poderoso ser. Seguía la misma orientación que aquella bandada de pájaros con la que se había encontrado el día anterior.

El guerrero, temblando como una hoja, preparó su arco.

Escóndete, hermosa- dijo nervioso.

¿Por qué? Disfruto contemplando a ese animal.

Voy a atacarle- la urgió, con el arco en las manos- Estamos en peligro, ponte a cubierto

¿Atacarle? – se alarmó la princesa - ¿Y qué te ha hecho?

Es un dragón, escupe fuego.

Pues no le ataques- razonó ella, imperturbable- y no deberá defenderse.

Mientras ellos hablaban, el dragón se había alejado de allí. La princesa se dio cuenta.

¿Ves?

Pero, princesa, el peligro no ha pasado. Debemos seguirle y matarlo… es muy peligroso, entiéndelo, capaz de achicharrar a quien encuentre en su camino. ¿Imaginas que atacara tu pueblo?

La princesa rió y su risa desagradó al guerrero.

No creo que el dragón ataque si no es provocado… además, nada queda capaz de arder en Olvido. Mi pueblo es de piedra y ceniza.

“Y nada por lo que luchar” – reflexionó el guerrero- “salvo tú misma”.

Cada vez se sentía menos deseoso de acompañarla. Junto a ella se sentía inútil y despreciado, cuando tantas otras habrían dado un brazo por ser escoltadas por alguien como él. Siguieron caminando. Ella reparó en que él debía sentirse muy cansado, ya que iba a pie.

¿Quieres montar un rato a caballo?- le ofreció, arrepentida por su descuido- Te veo cansado.

Él se encogió de hombros. Realmente se sentía cansado, pero era incapaz de actuar contra su sentido del honor.

Si me ofreces compartir la montura, sí. Si pretendes descabalgar del caballo, no. No permitiré que vayas a pie.

Ella tomó una decisión y se detuvo.

No me acompañes, caballero. No veo ilusión en tus ojos, sólo un desquiciante deseo de serme útil. Odio verte sufrir en mi nombre y odio pensar que vas a ir agrediendo a todo ser más grande que tú que salga al paso.

El guerrero lo meditó.

¿Y si te pasara algo?

Lo asumo.

El guerrero se echó a llorar.

La princesa se quedó asombrada.

¿Qué haces? ¿Qué sale de tus ojos?

No eres una mujer, eres un monstruo – sacó un objeto que estaba escondido en una de sus botas – pero soy responsable de ti… toma este objeto, es un puñal. Ojalá nunca debas utilizarlo.

Él se alejó, corriendo, como hubiera corrido cualquier aldeano. Ella detuvo sus ojos un momento en la afilada punta del puñal y, aceptando el regalo, siguió cabalgando con el puñal en su mano… buscando, de nuevo, una tierra en la que pudiera encontrar al hombre que la acompañara hasta Olvido.

Image Hosted by ImageShack.us





Continuará...

28 susurros:

Gara dijo...

Disculpad q el capitulo sea tan extenso, no pretendo aburriros, pero si no se harían demasiadas entregas y de esta forma he conseguido q solo sean cinco.

De todas formas, para q no se os haga muy pesado, la princesa estará con nosotros, nada más q los Jueves.

Besitos

Sol - Imaginario Desesperación dijo...

Gara, me resultó excelente!!! El manejo de los diálogos es fascinante, de la trama, todo, me envolvió, estoy deslumbrada...
Esperaré ansiosa hasta el jueves.
Cariños!

Montxu dijo...

Me gusta y la seguiré, no lo dudes Gara.


Muxus

DAPHNE dijo...

Hola mi niña , que bella historia , estoy segura que la princesa va a encontrar a ese hombre que la acompañe en su caminar .
Besitos tesoro , estoy esperando el siguiente ya .

Cecy dijo...

Gara no te disculpes.
Es entretenido leerte.
Además nada mas lindo que cuentos antes de dormir.

Me tiene atrapada.

Espero con ansiedad.

Besos.

Ana dijo...

Preciosa...No es nada pesado, te deja con ganas de más.

Muchos besitos, espero la siguiente entrega.

Jacquie. dijo...

Lo seguiré leyendo guapis.

Ya queda menos para la navidad,
que todos tus sueños se cumplan..
Besos.
Jacquie.

Pepe dijo...

Me sigue gustando tu relato y me ha impactadola expresión " no veo ilusión en tus ojos".
Saludos

Camaleona dijo...

Empiezo a ver un poco complicado que esta princesa de la risa y la cordura encuentre el hombre capaz de acompañarle hasta el olvido...

© Capri dijo...

¿Pesado?

para nada es un placer leerlo

Un besito!!!!!!!!!1

espronceda dijo...

Gara: me espero con placer al Jueves. Lo confieso: no habia seguido con asiduidad tu blog. Ahora despues de leer tu prologo y tu primera historia me confieso Gara-adicto. ¡¿ Hay cura?

Un beso

YAIZA dijo...

Gara es muy bonita la historia para nada pesado.
Seguiré leyendola esperando que la princesa encuentre al hombre que la acompañará a su reino, pero la verdad que difícil está encontrar al hombre adecuado no? jajaja.
Besos.

delfin en libertad dijo...

No te disculpes nos traes mucha belleza en tu relato y es de agradecer mas bien, precioso, esperaré el jueves. Un abrazo grande.

DIAVOLO dijo...

No pidas disculpas, Gara. Quienes te leemos lo hacemos por placer... y esta nueva faceta me está encantando... además de hacerme pensar.

Al olvido se va retrocediendo...

Besos.

Anónimo dijo...

El hombre adecuado...., seguramente lo encontrará oculto detrás de una mirada,tal vez no sea un guerrero, pero, seguro que luchará durante tiempo por ella, no?.

Besos Luz.

Ipnauj dijo...

Se me ha olvidado lo grande de mi nariz.

Un gran saludo.

Calvarian dijo...

De olvido a miedo...El herrero, el caballero...En fin la princesa va aprendiendo y conociendo cosas nuevas, el honor por ejemplo. De todas formas me preocupa la princesa...

Si sigue así no le encontramos novio en la vida...dile que no sea tan pejiguera...jejeje...Por cierto le gustan los calvos jijiji Uno con tal de emparentar con la nobleza jeje

Bésix de finde

mardelibertad dijo...

Me gusto,no se me hace pesado, es entretenido y ameno,me gustan los cuentos,espero la proxima entrega.
Felices Fiesta
Fortismo abrazo

Silencios dijo...

Me has dejado enganchada a la historia, deberías escribir un libro de relatos ¿lo sabes?

Mis felicitaciones, mi niña

Mil besitos corazón, siempre.

Estela dijo...

De pesado nada es muy emocinante es como la vida misma el miedo nos paraliza.
Amiga mia eres nua escritora con amyusculas y da lecciones de como afrontar la vida está pricesa valiente de nariz grande tiene la serenidad y la valentia en el alma espero el jueves que viene con impaciencia.

Un abrazo!!

H. Chinaski dijo...

Inteligente decision la de dosificar las entregas, Sara.

Me da la sensación de que tu Princesa, va a tener una tarea ardua y dificil.
Queda mucha historia todavia. Veremos lo que le depara el destino.

Besos Sara

Verónica dijo...

Una historia realmente atrapante, muy bien escrita y con ese toque de magia especial que hace que uno quiera conocer el resto cuanto antes

Te felicito de corazón

Un beso

SoniCamalea dijo...

Princesa Gara, tus escritos de los mejores como siempre...
Eres como la mismisima serezade, contando sus largos relatos, maravillosa.
Feliz navidad cielo

Edu dijo...

Bello. De esa tierra llamada olvido, quizas pertenecemos todos.
Un Saludo

victorysilcana dijo...

Gara ... me gusta como se va desarrollando tu historia.
Sigo esperando para el siguiente capítulo.
Un fuerte abrazo y Feliz Navidad, guapa.

AMOR dijo...

De aburrir nada, es fantastico!!!!!, pero hoy me has quitado tiempo para mis que haceres ya que no podia dejarlo a medias.
Te deseo 12 meses felices,52 semanas de coña,365 dias de exito,8760 horas de salud,525600 minutos de suerte y 3153600 segundos de sexo.feliz 2010!!
Besazos guapa!!!!!!

ONUBIUS dijo...

Venia felicitándote la Navidad, quizás la utopía parezca grande, pero mis deseos se quedan pequeños, por lo mucho que deseo abarcar para ti, para que estas Navidades empapen cada centímetro habitado, para que ningún olvido se quede encerrado en el baúl, para compartir sin necesidad de pedir, para sonreír sin limitaciones, para ganarle el pulso a la tristeza, para que la esperanza arraigue en nuestros corazones, para darte las gracias por estar ahí y en definitiva para que la Navidad sea para todos y para todo el año...

ABRAZZZUSSS PARA UNA FELIZ NAVIDAD

mirambella dijo...

estoy deseando continuar leyendote para saber que pasa. Mientras te deseo feliz navidad. Besos amiga Sara.